Revés laboral para Uber: la Corte Suprema británica confirma que sus conductores son trabajadores y no contratistas independientes

(Publicado por el sitio CNBC) Uber perdió una batalla legal crucial en el Reino Unido el viernes cuando la Corte Suprema del país confirmó un fallo de que sus conductores son trabajadores, no contratistas independientes.

Los jueces votaron por unanimidad para desestimar la apelación de Uber contra el fallo. La decisión podría tener enormes implicaciones para el negocio de Uber en el Reino Unido, así como para la economía de los conciertos en general.

Las acciones de Uber se hundieron más del 1% en las operaciones previas a la comercialización.

Larga lucha legal

El veredicto del viernes concluye una batalla legal de casi cinco años entre Uber y un grupo de ex conductores que afirman ser trabajadores con derecho a derechos laborales como salario mínimo, pago por vacaciones y descansos.

En 2016, un tribunal laboral falló a favor de los conductores, encabezados por Yaseen Aslam y James Farrar, quienes afirmaron que eran trabajadores empleados por Uber y, por lo tanto, tenían derecho a ciertas protecciones laborales.

Uber insiste en que sus conductores son autónomos y que actúa más como una “agencia” que los conecta con los pasajeros a través de una aplicación.

Uber quiere mantener sin cambios la clasificación legal de sus conductores como contratistas independientes, argumentando que los conductores prefieren este modelo de “concierto” porque es más flexible; también beneficia a Uber desde una perspectiva de costos.

¿Qué pasa después?

Uber dijo que la decisión solo se aplicó a los 25 conductores que presentaron un caso contra la empresa en 2016, pero agregó que consultará con todos los conductores en el Reino Unido para “comprender los cambios que quieren ver”.

“Respetamos la decisión de la Corte, que se centró en una pequeña cantidad de conductores que usaron la aplicación Uber en 2016”, dijo Jamie Heywood, gerente general regional de Uber para Europa del Norte y del Este, en un comunicado el viernes.

“Desde entonces, hemos realizado algunos cambios significativos en nuestro negocio, guiados por conductores en cada paso del camino. Estos incluyen dar aún más control sobre cómo ganan y brindar nuevas protecciones como seguro gratuito en caso de enfermedad o lesión”.

El fallo de la Corte Suprema podría poner en peligro el modelo de negocio de Uber en el Reino Unido, lo que resultaría en mayores costos para la empresa. Aunque solo se refiere a los conductores involucrados en el caso de 2016, en teoría es aplicable a otros conductores que utilizan la aplicación de Uber.

Uber ahora tendrá que volver al tribunal laboral para determinar la compensación para los conductores afectados. Hay alrededor de 1.000 reclamaciones similares contra la empresa que se habían suspendido hasta después del fallo.

Economía de conciertos

También tiene importantes implicaciones para la economía de los conciertos de Gran Bretaña, que se cree que tiene una fuerza laboral de 5,5 millones de personas. Otras empresas que operan un modelo similar al de Uber son Bolt y Ola.

“Este veredicto, sin duda, tendrá implicaciones de gran alcance para todos los operadores de la economía del concierto y hará que sea más difícil para las empresas que contratan personas a través de plataformas digitales afirmar que son autónomos, a pesar de la documentación contractual que puede indicar lo contrario”, dijo Helen Crossland. , socio del bufete de abogados británico Seddons.

El caso del Reino Unido se hace eco de la pelea legal de Uber con los reguladores de California, que el año pasado intentaron reclasificar a los conductores de Uber y otros servicios de transporte como Lyft como empleados para otorgarles más protecciones laborales.

Pero los votantes apoyaron una medida electoral llamada Proposición 22, que eximía a Uber y otras plataformas de economía de conciertos de reclasificar a los conductores como empleados.

Uber está pidiendo una ” tercera vía ” para clasificar a los trabajadores por encargo que les ofrece algunas protecciones, pero que aún garantiza un trabajo flexible. La firma compartió propuestas para tal modelo con la UE el lunes, antes de una revisión del bloque a las plataformas de economía de conciertos.

 

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: